Es una ONG que nació a los pies de la Virgen de Guadalupe, en México. Allí, nuestra fundadora y directora Marta Grego concurrió junto a su esposo a lo que se llamó "El Llamado Guadalupano". El Pontifico Consejo de la Familia convocó a todos aquellos que trabajan por la defensa de la vida. El Cardenal López Trujillo habló de la urgencia de hacer algo concreto a favor de la civilización de la vida. Allí frente a la Guadalupana, protectora de los niños por nacer, nació el compromiso de luchar por la vida de estos niños, ayudando a madres muy jóvenes en riesgo de aborto y en situación de extrema vulnerabilidad social. Para esto realiza diferentes actividades como brindar apoyo, contención y asesoramiento a mujeres embarazadas.

  • Ayudar a salvar la vida de los niños no nacidos y desestimular el aborto.
  • Atender a las necesidades afectivas y materiales de las jóvenes embarazadas.
  • Enseñar a las madres habilidades y destrezas que les sirvan para trabajar y afrontar la vida con dignidad.

Trabajamos voluntarimanete, contando con el amor desinteresado de las madrinas que ayudan y el amor humilde de aquellas que se dejan ayudar. Pero sobre todo quien nos guía en este camino comenzado hace nueve años es María de Guadalupe la Virgen embarazada, la que lleva a Jesús en su seno maternal, la dulce protectora de los niños por nacer.

A pesar de que los integrantes de la ONG somos católicos, damos apoyo a personas de cualquier religión o pensamiento. Si están interesados en colaborar con nuestra ONG pueden hacerlo convirtiéndose en una madrina o padrino por la vida, ayudando en los talleres o donando mobiliario o ropa de bebe.

  • Sumándote como Madrina o Padrino voluntario.
  • Con donaciones de comestibles o artículos para bebé.
  • Depositando en nuestra cuenta de AbitabNet, N° Cuenta 1528
  • Colaborando a través de tu tarjeta Itaú:
    • C.A. $: 20486
    • C.A. U$S: 8263636

Logo Madrinas

Madrinas por la Vida

"A veces sentimos que lo que hacemos es tan solo una gota en el mar, pero el mar sería menos si le faltara una gota".

(Madre Teresa de Calcuta).